Cannolis Rellenos de Queso y Avellanas

Rendimiento 24 porciones

Tiempo de preparación 1 hora

Ingredientes

Para la masa
  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 cucharada de azúcar refinada
  • Una pizca de sal
  • 3 cucharadas de mantequilla sin sal, en cubos chicos
  • 1 yema
  • ½ taza de vino blanco seco
Para el relleno
  • 2 tazas de queso ricotta
  • 1/3 de taza de azúcar mascabado
  • Una pizca de canela molida
  • ¼ de taza de yogurt griego sin grasa
  • ¼ de taza de avellanas, tostadas y ligeramente picadas
  • 3 cucharadas de semillas de girasol peladas y tostadas
  • 1 cucharada de ralladura de cáscara de naranja
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
Para el armado
  • Aceite de canola para freír
  • Harina, para enharinar
  • 1 huevo batido
  • Azúcar glass, para decorar (opcional)

Método

Para la masa

Cierne la harina, el azúcar y la sal en un tazón. Incorpora la mantequilla y trabaja con tus manos, hasta obtener una textura arenosa, sin que queden pedazos de mantequilla enteros. Incorpora la yema y el vino y revuelve bien hasta obtener una masa suave. Extiende un rectángulo de plástico autoadherible en tu superficie de trabajo y coloca la masa al centro; envuélvela y aplástala para formar un disco. Deja reposar en refrigeración mientras preparas el relleno.

Para el relleno

Coloca el queso en un tazón y bate hasta suavizar. Cierne el azúcar y la canela dentro del tazón e incorpora perfectamente al queso. Bate el yogurt en otro tazón con ayuda de tu batidora eléctrica hasta que esponje. Vacíalo sobre la mezcla de queso e integra en forma envolvente con ayuda de una pala de silicón. Finalmente incorpora avellanas, ralladura de naranja y vainilla. Refrigera el relleno por al menos 30 minutos.

Para el armado

Coloca suficiente aceite de canola en una olla extendida de fondo grueso y deja calentar hasta obtener 170 ºC. Espolvorea tu superficie de trabajo con una capa uniforme de harina y extiende la masa con un rodillo, hasta dejarla lo mas delgada posible; aproximadamente 0.25 cm de grosor. Divide la masa en cuartos y trabaja de poco en poco. Corta 24 círculos de 8 centímetros de diámetro. Toma un círculo de masa, barniza las orillas con un poco de huevo y envuélvelo en un molde para cannoli. Presiona bien las orillas para evitar que la masa se resbale. Sujeta el molde con ayuda de pinzas de cocina por uno de sus extremos y sumérgelo en el aceite caliente, de 2 a 3 minutos, hasta que la masa dore y esté crujiente. Retíralo del aceite y desmolda el cannoli con cuidado, tomándolo con una toalla de cocina para evitar quemarte. Reposa en una charola para que escurra bien y repite con el resto de los círculos.Rellena los cannolis justo antes de servir. Coloca el relleno dentro de una bolsa de plástico o manga de repostería y rellena los tubos con la mezcla de queso. Espolvorea con azúcar glass si lo deseas, comparte y disfruta.

Asociación Americana del Girasol